Arte en crayones

Si ustedes recuerdan la segunda entrada de este blog les contaba del artista brasileño Dalton Ghetti que tallaba su obra en la punta de lapices. El día de hoy, vía el blog de Mecate me tope con la obra de Diem Chau –una artista vietnamita radicada en Seattle, USA– que talla sus obras en crayones.

Boy and Girl

 

Yellow Girl

 

Storytelling Crayons installation view

También hace trabajos por comisión, como por ejemplo, esta serie de tallas que hizo por encargo de la agencia Wieden + Kennedy para la publicidad de Nike durante pasada copa del mundo. La colección constaba de 66 piezas que representaban a igual número de jugadores de futbol.

Diem Chau para Nike x Wieden + Kennedy

Diem Chau para Nike x Wieden + Kennedy

Diem Chau para Nike x Wieden + Kennedy

Me gusto el resultado aunque resulta un poco burdo. Como siempre, les recomiendo que se den una vuelta por el sitio o el blog de la artista y también pasen por el blog de Mecate donde siempre encontraran algo interesante que ver. Por cierto, ¡buen inicio de año para todos!

Anuncios

Skate Fails

¿Les parece si seguimos con algo de patinetas? Skate Fails es la tercera colaboración de los españoles Alex Trochut y Xavier Mañosa (Apparatu), esta vez para FTC Barcelona filial española de la compañía de patinetas y urban wear For the City Skateboard Inc. Trouchot y Apparatu –diseñador gráfico y artista cerámico respectivamente– nos muestran en este proyecto una serie de patinetas derretidas, dobladas, arrugadas o rotas. Hechenle un ojo a las imágenes a ver que les parecen.

Todas las patinetas fueron hechas en cerámica, pintura y aplicaciones de aluminio y están a la venta en FTC Barcelona. Las imágenes me las volé de Fubiz. Dense una vuelta por los sitios de Trouchot y Apparatu, hay cosas bien interesantes.

Arte y patinetas

Cuando estaba en la secundaria, no recuerdo como, descubrí el arte que algunas marcas de patinetas estampaban en sus productos y me encanto. Por aquella época conocí World Industries y a dos de los personajes que decoraban sus tablas: Wet Willy y Flame Boy. En esos tiempos también comencé a frecuentar una tienda de patinetas donde podía ver algunos diseños que yo había visto en internet así como otros tantos de otras marcas que no conocía y el gusto creció. Y a pesar de que nunca he patinado, la afición por las patinetas es algo que nunca ha desaparecido del todo y con el tiempo he descubierto que artistas de mi agrado como Obey, Flying Fortress, Sam Flores y Jeremy Fish para Upper Playground, así como Usugrow han plasmado su arte en este soporte.

Pero el arte les muestro el día de hoy no se encuentra plasmado en la base de la tabla, sino que ésta se convierte en la materia prima que Haroshi, artista y patinador, utiliza para trabajar. Todo comienza con un montón de patinetas rotas que Haroshi recicla, creando estructuras de madera que después son talladas y modeladas. Este proceso no es sencillo ya que, según comenta en su web, la forma y el material de las patinetas varía de acuerdo a su fabricación y marca.

SK8 Rody, 2008

Dot series, 2009

Mad skull, 2009

SK8 Bear, 2009

Mario series, 2009

Apple, 2010

Moose, 2010

Screaming my foot, 2010

Screaming my hand, 2010

DUNK, 2010

Como dato curioso, aunque no sea visible, Haroshi siempre coloca una pieza metálica –proveniente de alguna patineta– al centro de sus obras para proporcionarle un alma a la misma. Esto, al igual que la técnica que emplea, es algo que comparte con algunos escultores japoneses de Budas colosales del siglo XII, como Unkei que colocaba esferas de cristal llamadas Shin-gachi-rin (círculo de luna nueva) a la altura del corazón de los budas que tallaba.

¿Qué les pareció? ¡A mi me encanta!

ejem…

No se crean que ya abandone este espacio…. sólo me olvide de él por un momento, pero ya volvere…

Macaco Gordo

A mediados de octubre pasado se llevó a cabo en Sao Paulo, Brasil, el congreso de arte y diseño Pixel Show, evento organizado por la revista Zupi. Y como parte del evento, un grupo de estudiantes realizó esta simpática intervención en las calles de Sao Paulo. Macaco Gordo es el nombre de esta pieza que esta formada por miles de sandalias plásticas de colores. Les dejo unas fotos que me tope en Fubiz.

No se a ustedes, pero a mi me gusto mucho. Y si quieren ver más, acá les dejo un video que no logre pegar en el wordpress. Juro que aprendere a manejar mi blog.

La vida loca

El viernes pasado finalmente estrenaron en algunas salas del DF un documental que lleva proyectándose en diversos festivales cerca de dos años. La vida loca es el proyecto que habría de costarle la vida a su director, el fotoperiodista Christian Poveda, y retrata la vida dentro del barrio marginal de La Campanera, San Salvador, El Salvador.

De ascendencia española, Christian Poveda realizó desde muy joven múltiples trabajos fotográficos en conflictos armados alrededor del mundo. A El Salvador llegó en la decada de los 80’s a documentar la guerra civil en aquel país centroamericano. Es en 2004 que vuelve con la intención de retratar un nuevo conflicto armado: el de las pandillas.

La guerra que Poveda retrató es la que desplazó a miles de salvadoreños a Estados Unidos, particularmente a California con sus grandes comunidades latinas. La falta de oportunidades propició el nacimiento de agrupaciones delictivas que competían con grupos de chicanos de los que habrían de aprender su lenguaje tanto verbal como físico. Al convertirse estas pandillas en problema para los estadunidenses comenzaron a repatriar a todos estos jóvenes que habrían de continuar con sus actividades delictivas en su país de origen. A estas pandillas se les conoce en la actualidad como maras, siendo la “mara salvatrucha” y “la 18” las más violentas.

La Campanera es el escenario donde los miembros de una “clica” de la mara 18 se convierten en protagonistas de La vida loca. En el documental, Poveda retrata la vida diaria de algunos personajes, de sus actividades, de la persecución policiaca, de su relación con la muerte. Sin llegar a ser un documental amarillista que muestre delitos o violencia gratuita, es una obra muy fuerte por su contenido, simplemente por la vida que han elegido o les ha tocado llevar a cada uno de los personajes retratados.

La vida loca nos muestra una realidad que se vive no solo en El Salvador sino en miles de barrios marginados a lo largo del mundo donde el olvido social y la necesidad provocan un sentimiento de abandono total en los jóvenes y convierten a la pandilla en su única familia. Los invito a que vean el documental, pero acérquense con un ojo crítico, un criterio muy amplio y libres de morbo.

Memoria

Imagen del 4to Festival de la memoria por Alejandro Magallanes

El día de ayer terminó la cuarta edición del Festival de la memoria en Tepoztlán, Morelos. Con ese pretexto es que anduvimos paseándonos parte del sábado y el domingo por aquellas húmedas tierras. Esto viene a cuento no por contarles como pasé mi fin de semana sino para reflexionar en base a dos documentales que tuvimos oportunidad de ver: La pérdida de Enrique Gabriel y Javier Angulo y La voz a ti debida de Antonio Girón Serrano.

Ambos documentales muestran un pasado compartido entre Argentina y España, y me atrevería a decir, que casi toda Iberoamérica: las dictaduras y el exilio. La pérdida nos narra las historias de intelectuales argentinos que tuvieron que salir de su país a causa del llamado “Proceso de Reorganización Nacional”; mientras que La voz a ti debida comienza con el hallazgo de algunas de las fosas comunes de las víctimas del franquismo y sigue con testimonios de exiliados españoles alrededor del mundo.

Pero a pesar de lo similar de las situaciones hay una diferencia sustancial en ambos casos: la memoria de lo ocurrido. Mientras que en Argentina lo sucedido durante la dictadura militar forma parte de la memoria colectiva, en España, según cuenta el documental, existe una política de olvido respecto al franquismo. Y me viene a la cabeza uno de los episodios más desvirtuados y olvidados de nuestra historia moderna.

El próximo sábado se cumplen 42 años de la matanza de Tlatelolco. Año con año los jóvenes siguen “recordando” Tlatelolco, porque como reza el dicho popular “2 de octubre no se olvida”. Y año con año la marcha ha aglomerado a diferentes sindicatos, “activistas sociales” que solo buscan posicionar sus discursos, y ha sido pretexto para causar desmanes en los comercios aledaños a la ruta de la marcha. ¿Qué recordamos entonces?

Los mexicanos, en conjunto, no tenemos memoria histórica. Solo unos cuantos recuerdan realmente lo sucedido. De estos, son pocos los que han hecho un trabajo serio de divulgación y educación de los verdaderamente interesados, que son menos todavía. La mayoría se conforma con leer y ver crónicas por radio, televisión y en el mejor de los casos en la prensa escrita. Al final de La voz a ti debida una de las asistentes comentaba con la audiencia algo que me parece importante rescatar: Sí, es importante recordar el hecho, pero más importante es recordar porque luchaban, e incluso pensar, por qué estarían peleando hoy día.

Dejemos de conmemorar con visión de estado eventos que pretendían cambiar el sistema de la época. Creémonos un críterio propio respecto a la historia nacional y no dejemos que la educación tipo SEP seá la única que llegue a nuestras mentes. Saquemos de nuestro imaginario a los heroes nacionales tal como nos los han presentado e intentemos conocerlos realmente como las personas con ideales y con defectos que realmente fueron.

En fin, dejando de lado la reflexión, les presumo con una foto uno de los momentos más chidos de mi fin de semana: ¡CONOCI AL MAESTRO RIUS! Ádemas tuve chance de conocer a otro gran artista y caricaturista cubano, el maestro Boligán.

De izquierda a derecha: Jesús (que fue super amable y nos consiguió hospedaje), el maestrisimo Magallanes, David (que nos ayudo con la imagen del IV Concurso de Fotografía Mirada Joven) Geraldine (que vinó desde París a hacer su “cursillo” con Magallanes) Ana Laura (mano derecha de Magallanes y mi compañera en esta vida), yo, el maestro Rius (así nomás) y el maestro Boligán (al que encuentran en El Universal).

Un fin de semana movidito, ¿no?