Archive for the ‘De mi ronco pecho’ Category

Veintedoce

Pasaba por aquí para hacer de su conocimiento que un día de estos me siento y escribo un post para que esto no se vea tan abandonado, así que sigan visitando el blog que tarde o temprano encontraran algo que seguro les gusta. ¡Feliz veintedoce para todos!

Anuncios

Post en el que explico, o debería explicar, el abandono de este espacio…

…pero no lo hago y solo les prometo que en exactamente un tiempito volveré con algo interesante. Por su atención gracias y disculpe las molestias que esto le ocasiona.

Memoria

Imagen del 4to Festival de la memoria por Alejandro Magallanes

El día de ayer terminó la cuarta edición del Festival de la memoria en Tepoztlán, Morelos. Con ese pretexto es que anduvimos paseándonos parte del sábado y el domingo por aquellas húmedas tierras. Esto viene a cuento no por contarles como pasé mi fin de semana sino para reflexionar en base a dos documentales que tuvimos oportunidad de ver: La pérdida de Enrique Gabriel y Javier Angulo y La voz a ti debida de Antonio Girón Serrano.

Ambos documentales muestran un pasado compartido entre Argentina y España, y me atrevería a decir, que casi toda Iberoamérica: las dictaduras y el exilio. La pérdida nos narra las historias de intelectuales argentinos que tuvieron que salir de su país a causa del llamado “Proceso de Reorganización Nacional”; mientras que La voz a ti debida comienza con el hallazgo de algunas de las fosas comunes de las víctimas del franquismo y sigue con testimonios de exiliados españoles alrededor del mundo.

Pero a pesar de lo similar de las situaciones hay una diferencia sustancial en ambos casos: la memoria de lo ocurrido. Mientras que en Argentina lo sucedido durante la dictadura militar forma parte de la memoria colectiva, en España, según cuenta el documental, existe una política de olvido respecto al franquismo. Y me viene a la cabeza uno de los episodios más desvirtuados y olvidados de nuestra historia moderna.

El próximo sábado se cumplen 42 años de la matanza de Tlatelolco. Año con año los jóvenes siguen “recordando” Tlatelolco, porque como reza el dicho popular “2 de octubre no se olvida”. Y año con año la marcha ha aglomerado a diferentes sindicatos, “activistas sociales” que solo buscan posicionar sus discursos, y ha sido pretexto para causar desmanes en los comercios aledaños a la ruta de la marcha. ¿Qué recordamos entonces?

Los mexicanos, en conjunto, no tenemos memoria histórica. Solo unos cuantos recuerdan realmente lo sucedido. De estos, son pocos los que han hecho un trabajo serio de divulgación y educación de los verdaderamente interesados, que son menos todavía. La mayoría se conforma con leer y ver crónicas por radio, televisión y en el mejor de los casos en la prensa escrita. Al final de La voz a ti debida una de las asistentes comentaba con la audiencia algo que me parece importante rescatar: Sí, es importante recordar el hecho, pero más importante es recordar porque luchaban, e incluso pensar, por qué estarían peleando hoy día.

Dejemos de conmemorar con visión de estado eventos que pretendían cambiar el sistema de la época. Creémonos un críterio propio respecto a la historia nacional y no dejemos que la educación tipo SEP seá la única que llegue a nuestras mentes. Saquemos de nuestro imaginario a los heroes nacionales tal como nos los han presentado e intentemos conocerlos realmente como las personas con ideales y con defectos que realmente fueron.

En fin, dejando de lado la reflexión, les presumo con una foto uno de los momentos más chidos de mi fin de semana: ¡CONOCI AL MAESTRO RIUS! Ádemas tuve chance de conocer a otro gran artista y caricaturista cubano, el maestro Boligán.

De izquierda a derecha: Jesús (que fue super amable y nos consiguió hospedaje), el maestrisimo Magallanes, David (que nos ayudo con la imagen del IV Concurso de Fotografía Mirada Joven) Geraldine (que vinó desde París a hacer su “cursillo” con Magallanes) Ana Laura (mano derecha de Magallanes y mi compañera en esta vida), yo, el maestro Rius (así nomás) y el maestro Boligán (al que encuentran en El Universal).

Un fin de semana movidito, ¿no?